Remedios Naturales para Uñas Rotas o Mordidas

Las uñas frágiles son aquellas que disponen una mayor tendencia a quebrarse con cierta facilidad o a abrirse por la zona de delante. Se caracterizan por presentar, generalmente, muy poco grosor y resistencia, por lo que al realizar cualquier actividad con las manos suelen desgastarse sin mucho esfuerzo. Los factores que pueden causar estaanomalía pasan por problemas de descalcificación, una dieta inadecuada, mal estado general del organismo, agresiones exteriores o el padecimiento de ciertas enfermedades como reumatismo, anemia, tiroides o problemas circulatorios. Podemos subsanar parcialmente esta fragilidad de las uñas con remedios caseros.

Remedios Naturales para Uñas Rotas o Mordidas

Evitar las uñas rotas con remedios caseros

Uno de los remedios caseros más efectivos para endurecer las uñas y, por tanto, evitar que se rompan con demasiada facilidad consiste en realizar una combinación conaceite de ricino y algunas gotas de limón. Una vez preparada la mezcla, sumergiremos las uñas en ella durante un periodo de 10 minutos. Para que este truco funcione correctamente tendremos que repetirlo todos los días durante un par de meses. En un sentido muy similar, podemos endurecer esta zona corporal remojándola todos los días, y durante unos minutos, en una infusión de romero.

Si tus uñas son débiles, y además les falta algo de hidratación, podemos recurrir a unaalternativa casera basada en la utilización de aceite de oliva y limón. En primer, lugar debemos calentar moderadamente -hasta que se encuentre tibio- el aceite de oliva y, posteriormente, añadir unas gotas de limón. Una vez realizados estos pasos, introducimos nuestras uñas en este preparado durante cinco minutos y después cubrimos las manos con unos guantes de algodón o una toalla. Habremos de realizar dicho tratamiento por la noche y enjuagaremos los restos una vez nos levantemos de la cama.

En otro orden de cosas, podemos potenciar el crecimiento de las uñas rotas mediante la realización de un esmalte casero. Para ello, machacamos un diente de ajo, lo introducimos en un recipiente lleno de agua y hervimos la mezcla durante unos minutos. Una vez se haya consumido un poco de agua, agregamos el jugo de un limón pequeño. Dejamos enfriar la combinación, la envasamos y la guardamos en el frigorífico lista para usar.

Tu opinion es importante
Recomendaciones
loading...